A pedido de la PGR asignan Juez de la Instrucción Especial para caso de accidente que involucra a un magistrado
Diciembre 8, 2016
PGR reafirma su compromiso para combatir y castigar la corrupción
Diciembre 9, 2016

INCOMUNICADOS

A pesar de los avances impresionantes en materia de comunicación y tecnología que el mundo de hoy exhibe con velocidad pasmosa, es digno analizar lugares que aun estando a nuestro alcance no frecuentemos como debería ser y que en ocasiones como seres humanos ignoramos tenerlos o limitamos su uso, es decir, permanecen incomunicados; estos parajes a los que nos referimos son:

El corazón, que fruto de la prisa, de una vida acelerada, no nos detenemos a revisar nuestro proceder, ni la manera en que estamos manejando nuestros sentimientos y emociones (la vida).

La Conciencia, hay actitudes y decisiones que nos hacen parecer como seres irracionales.

El oído, justificamos el ruido para no escuchar la conciencia y nos hacemos sordos ante el grito de la verdad, la justicia y la solidaridad.

El tacto, cuán difícil se nos está haciendo tocar al otro, abrigarnos del calor humano y dejar de actuar como iceberg o robots de la indiferencia.

El olfato, esa indiferencia con que muchas veces actuamos, nos impide percibir y acercarnos al olor de la fragancia del bien.

La vista, dejamos en muchas ocasiones que la ceguera del alma, nos arrastré a un mundo de insensibilidad, sin darle cabida a la bondad.

Y el gusto, probamos el sabor de la vanidad y esta nos envilece hasta el punto de llevarnos a vivir en un mundo de complejos y de incertidumbre.

Pero tranquilo, aquí no se trata de llenarnos de pesimismo, de derrota, ni mucho menos cargarnos de miedos; más bien, lo que queremos es hacerte saber que tenemos la oportunidad de cambiar o renovar el sentido que le damos a la vida, viviendo con más profundidad y menos superficialidad; es por ello que debemos sacar un espacio para reencontrarnos y comunicarnos consigo mismo y en la inmensidad de esa reflexión, lograr desprendernos de esas escamas inquietantes o debilidades  que nos impiden caminar hacia la verdadera felicidad; para esto disponemos de la ayuda idónea, el puente perfecto y maravilloso: JESÚS, Sólo El da sentido a los sentidos y  hace de nuestra existencia un hermoso Edén. Solo déjate llevar por él ¡Conéctate y serás feliz!

Ángel Gomera.-